2 misioneros con síndrome de Down que han tenido un gran impacto en la Iglesia

2 misioneros con síndrome de Down que han tenido un gran impacto en la Iglesia

En este octubre, el mes de Concientización sobre el Síndrome de Down quisimos destacar a dos notables misioneros de los Santos de los Últimos Días que han ayudado a avanzar la obra del Señor en todo el mundo.

El milagro para Joshua Sloan

Cuando era niño en la Primaria, Joshua Sloan cantaba “Yo quiero ser un misionero ya” y soñaba con su propia misión. “Durante los últimos años, mi esposo y yo luchamos por saber cómo le daríamos esta oportunidad”, explicó su madre, Lynn Sloan, en un artículo de 2013 en ChurchofJesusChrist.org .

“Analizamos varias opciones. Sabíamos que Joshua no quería servir en la oficina de empleo o en el almacén del obispo. Quería ser un “misionero regular”, un misionero proselitista. Pasamos muchas noches orando sobre cómo darle la experiencia que tanto deseaba”.

En 2013, el presidente de estaca mencionó que conocía al presidente de la Misión de Vancouver Canadá, el presidente Tilleman, y que verificaría si Joshua tenía oportunidad para servir como misionero de tiempo completo.

“Joshua siguió hablando sobre su llamamiento a la misión y cómo apenas podía esperar para saber dónde serviría”, recordó Lynn en el artículo de la Iglesia.

ojo de fe

En junio de 2013, la familia de Joshua se sintió impulsada ​​a asistir al templo, y el padre de Joshua se encontró sentado al lado del presidente Tilleman, quien se inclinó y le preguntó acerca de Joshua y cuántas horas estaría disponible para trabajar en la misión cada semana.

“No creo en las coincidencias”, explicó Lynn. “El Señor nos reunió esa misma mañana. Fue una respuesta directa a nuestras oraciones”.

El primer día del élder Sloan en la misión

El artículo de ChurchofJesusChrist.org explica:

En su primer día de servicio misional, el élder Sloan se levantó a las 6:00 a.m., se duchó, se puso la corbata, tomó sus escrituras y ¡estaba listo para servir! Pero cuando lo dejaron en la estación del tren, solo por primera vez en su vida, sus padres admitieron sentirse ansiosos.

“Joshua no tenía miedo. Se echó la mochila al hombro, saludó con la mano, sonrió y se fue. Caminaba con tanta confianza y propósito. Todo lo que pude hacer ”, dijo la hermana Sloan,“fue mirar hacia arriba y agradecer que nuestras oraciones hayan sido respondidas”.

En la mañana en que el élder Sloan tuvo su entrevista con el presidente y la hermana Tilleman, el presidente de misión recuerda: “Sentí firmemente que íbamos a presenciar milagros con el élder Sloan aquí”.

El presidente Tilleman se quitó su placa de identificación y la colocó en el bolsillo de la camisa del élder Sloan hasta que llegó su propia placa de nombre. El élder Sloan exclamó: “¡Este es el mejor día de mi vida!”

El élder Sloan elevó y sirvió fielmente a otros en la Misión Vancouver Canadá, tocando la vida de miles. Sobre su misión, el élder Sloan escribió: “¡Mi misión es tan buena e increíble!”

El pequeño detalle de Esther Fletcher que logró grandes resultados

Cuando llamaron a sus padres para servir en una misión de 23 meses, Esther Fletcher fue llamada a servir como misionera en el servicio de la Iglesia en la Misión Bélgica – Países Bajos.

Durante su misión, la hermana Fletcher marcó cuidadosamente copias holandesas e inglesas del Libro de Mormón, destacando pasajes que podrían ayudar a los investigadores a aprender y sentir el poder en estas sagradas escrituras.

misioneros con síndrome de Down

Un artículo de 2018 en la sala de Prensa de la Iglesia en los Países Bajos destacó el notable servicio de la hermana Fletcher.

El élder y la hermana Fletcher informaron sobre una conversión que el trabajo de Esther ayudó a lograr. Un hombre de Eindhoven recibió uno de los libros que Esther había preparado y leyó las Escrituras que ella marcó. Estas escrituras lo inspiraron a aprender más, y luego se unió a la Iglesia.

La hermana Esther Fletcher también aprendió algo de holandés y a menudo se une a las hermanas misioneras a tiempo completo en la enseñanza. Durante las lecciones, Esther escucha los temas que ha marcado en el Libro de Mormón y comparte esas escrituras.

misioneros con síndrome de Down

Como el ciclismo es el principal medio de transporte en los Países Bajos, los Fletcher compraron una bicicleta tándem que las hermanas usan cuando Esther se une a ellas. A ella le encanta salir en tándem….

Leer la noticia completa

Fuente: masfe.org (Melody Mejia)


 


 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Francisco Rodríguez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 1&1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.