Alicia crea un mundo de maravillas para niños con Síndrome de Down

Alicia crea un mundo de maravillas para niños con Síndrome de Down

Alicia Llanas es madre de Elías y Eva. Elías tiene 13 años, es un niño que estudia la secundaria y Eva tiene 11 años, le encanta la música, hacer ejercicio y los animales. Ambos tienen Síndrome de Down pero disfrutan de una vida llena de esperanzas, ilusiones y mucho cariño, respaldados por el trabajo que han hecho sus padres para ayudarlos a enfrentar los retos que les espera a lo largo de sus vidas.

Ciudad de México.- Alicia Llanas se ha convertido en una especie de guía, consejera y ejemplo para los padres con hijos que padecen Síndrome de Down. A lo largo de este proceso de crecimiento junto con sus dos hijos, la egresada de la carrera de ingeniería en sistemas ha desarrollado un modelo de convivencia y enseñanza que sobresale de los moldes tradicionales, pero que permite a estos niños aprender a escribir, leer y comunicarse de una manera efectiva.

Pero no solo ayuda a las personas con Síndrome de Down, también lo hace con los maestros que buscan capacitarse para atender este tipo de casos en las aulas y que logren desde la docencia, motivar a los niños y a sus padres para que aspiren a tener a una vida independiente y con sueños propios.

Una labor social única

Como sucede en la mayoría de los casos, la necesidad por saber qué hacer con un hijo con estas características, obligó a Alicia Llanas a buscar información una vez que se enteró que Elías tenía esta discapacidad.

Sin embargo, hace poco más de una década, la información disponible era escasa y la mayoría estaba en inglés, por lo que se dio a la tarea de traducirla y comenzar a publicar esto en Facebook y posteriormente en su propio blog.

Poco a poco esta actividad comenzó a tomar otra dimensión. Ahora ha desarrollado un método de enseñanza única para que los niños con Síndrome de Down aprendan a leer y escribir, a través de un modelo lúdico que combina la parte visual y cognitiva, así como el desarrollo de herramientas emocionales.

“Siempre tuve esa idea de poder ayudar y ahora doy cursos y pláticas para papás y maestros y de esta manera, seguir compartiendo lo que he aprendido y que otras personas tengan esas mismas herramientas para ayudar a sus hijos o alumnos a alcanzar un pleno desarrollo”, explica Alicia Llanas.

Su propósito

El éxito de este modelo que primero aplicó con sus propios hijos, y que después lo estructuró para que pudiera ser la base de la enseñanza incluso en las escuelas tradicionales, ha trascendido fronteras y ahora personas de otros países la buscan para que les ayude.

“Por internet trato de ayudar a las personas y cuando me escriben las mamás que tienen un niño recién nacido con Síndrome de Down, les explicó las altas probabilidades de sus hijos de ir a la escuela, de tener una vida hasta cierto punto normal y sobre todo, de que puedan ser independientes en una edad adulta; es decir, les abro de cierta manera su panorama”, señala Llanas.

Actualmente da clases particulares en su propia casa en Monterrey, pero ya es toda una referencia en las redes sociales. “Tengo como tres años que empecé a dar clases a niños en mi casa y con ellos trabajamos escritura, lectura, gramática, lenguaje y otras habilidades, como de seguimiento de instrucciones y cuestiones que le ayudan a ellos para la escuela”, dice Alicia.

Y paradójicamente, reconoce que esta labor también fue un reto mayor para ella. “Yo no quería dar clases a niños ajenos, me daba pavor, pero resultó ser algo en lo que soy buena y que disfruto mucho”, asegura.

Rompiendo límites

Pero el objetivo mayor es hacer consciente a la sociedad que todas las personas, sin importar su condición, deben tener oportunidades de desarrollo….

 

Leer la noticia completa

Fuente: elsemanario.com


 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.