Emocionante pregón de un joven con síndrome de Down en las fiestas de Cuenca

Emocionante pregón de un joven con síndrome de Down en las fiestas de Cuenca

Carlos Martínez fue el encargado de dar el pistoletazo de salida de las fiestas patronales de San Julián. Lo hizo con un original y conmovedor discurso que no dejó indiferente a nadie. «Nosotros no nos ponemos barreras, no sabemos nada más que quitarlas»

El pasado jueves, comenzaron las fiestas de Cuenca con un singular pregón, que tuvo como protagonista a un joven con síndrome de Down. Carlos Martínez fue el osado vecino que asumió el reto de anunciar la gran celebración de la capital conquense y supo meterse al público en el bolsillo. Su discurso consiguió quedarse con la atención de los asistentes en la abarrotada plaza de San Julián, gracias a unas palabras muy emotivas y a una puesta en escena de lo más teatral. “Soy Carlos y tengo síndrome de Down ¿Y qué?…Lo importante de mi presencia aquí no es que tenga un cromosoma más, sino que pese a eso, puedo ponerme detrás de este atril, y ¡bendito atril!”, iniciaba su discurso Carlos.

Lo importante no es mi condición, sino que pese a la misma uno puede llegar a la cima“, “Nosotros no nos ponemos barreras, no sabemos nada más que quitarlas y debemos concienciar al mundo de que la discapacidad, solamente está en los ojos de quien nos mira”

Carlos colocó una silla en el escenario a la que se dirigía para explicarle su vida y su amor por su tierra, Cuenca. Inició el discurso recordando su infancia en el colegio ordinario El Carmen,  del cual se siente muy orgulloso. “Aquel colegio no solamente era precioso por fuera, sino que dentro tenía unos tesoros inigualables: compañeros que desde los primeros años de mi vida comenzaron a sonreírme, ayudarme, a comprenderme e incluso a ‘pelotearme’. Mis profesores eran caso aparte, ya que con mucha paciencia, me enseñaron a leer. Sé que era un tipo difícil, pero resultón. Ellos, con paciencia y amor, sembraron la posibilidad de que hoy esté tras este atril. Cuánto les debo a mis maestros“,  explicó Carlos, haciendo sin darse cuenta todo un alegato en favor de la educación inclusiva. 

Este polifacético joven ordenanza de la Subdelegación de Defensa de Cuenca, recordó también la vida en su pequeño barrio de El Castillo, donde tenía “familia fuera de las paredes de casa” y donde había que andar “con barreños por las cuestas cuando nevaba y con mangueras para sofocar el calor en verano”. Después, resaltó su vida profesional agradeciendo las oportunidades recibidas y la importancia de la integración laboral de las personas con discapacidad intelectual.

Además, este aficionado a la natación y al teatro, afirmó ser un amante de la poesía, y continuó su discurso con unos preciosos versos dedicados a su ciudad, a sus tradiciones y a sus fiestas.”Cuenca en Septiembre es un vendaval de emociones, donde la ciudad se tiñe de colores, peñas y pasodobles, para celebrar junto a la Catedral, aquella conquista de Alfonso VIII, que hoy barrios ha inmortalizado para la posteridad”, recitó ante un público entregado.

“Y con esto quería llegar al final, ya ves lo que ha cambiado Cuenca, y lo que juntos podemos alcanzar, porque esta Ciudad, como te dije, lo tiene todo especial”, finalizó Carlos antes de gritar:  “¡VIVA Cuenca y viva San Julián!…

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.sindromedown.net


 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.