Síndrome de Down: Una condición que nos puede tocar a todos

Por qué es importante concienciar para entender las condiciones especiales.

¿Enfermedad o condición? Muchas personas asumen las condiciones especiales como enfermedades y no es así, existen diferencias puntuales que caracterizan a cada grupo así lo explica Marilda Jiménez en la charla de sensibilización Coletour realizada por Quiéreme Como Soy como parte de las actividades del Árbol de la Esperanza de Ágora Mall.

“Las enfermedades son grupos de características físicas, fisiológicas y psicológicas que pueden ser diagnosticadas a tiempo y pueden tener cura”, Jiménez, asegura la educadora de la fundación. 

Por otro lado, explica que las condiciones médicas no tienen cura y la persona puede nacer con ellas, como es el caso del autismo y el síndrome de Down. Por otro lado, están las condiciones adquiridas que pueden llegar en cualquier etapa de la vida y limitar a partir de ahí la funcionalidad de la persona.

 
“Hemos utilizado por muchos años el término de niños con síndrome de Down como enfermos, pero no son niños enfermos, son niños con una condición”Marilda JiménezEducadora

La educadora comparte que en muchas ocasiones se habla de discapacidad y en automático las personas asumen que se está refiriendo a niños con síndrome de Down, pero cuando se habla de “discapacidad” se refiere a un conjunto de limitaciones físicas, psicológicas, biológicas que le impiden a una persona realizar una tarea. 

 

Con diferencias, pero iguales 

Expandir imagen
Infografía

Al mismo tiempo, agregó que aunque seamos diferentes debemos aprender a convivir. “Tenemos nuestras extremidades diferentes -porque mi mano derecha no sea igual a la izquierda no significa que me la voy a cortar- ¿o sí? Lo mismo pasa con las personas con alguna condición, debemos incluirlas porque son parte de nuestra sociedad”. 

 

Síndrome de Down o autismo 

Expandir imagen
Infografía

Cada día es más común ver en nuestro entorno personas con Síndrome de Down o Autismo, por eso se hace de gran importancia conocer las diferencias entre ambas condiciones, dice Jiménez. 

El síndrome de Down es una alteración genética que ocurre en el cromosoma 21. Esto puede ocurrirle a cualquier mujer, de cualquier edad, en cualquier embarazo. A pesar de que existen rumores de las posibles causas de esta condición, la educadora Marilda Jiménez explica que cualquier persona está expuesta a la posibilidad de tener un hijo o hija con este síndrome. 

Un niño con síndrome de Down tiene rasgos físicos específicos y cognitivos similares, sean de los padres que sean. Su mirada, la cara redonda, la forma de los ojos, la lengua más ancha, entre otros.

“Los niños con síndrome de Down cognitivamente pueden lograr ser alfabetizados. Ellos son los mejores cuando aprenden un oficio. Tienen una característica única y es esa hermosa sonrisa, esa alegría que expresan, son seres inocentes, no pueden cognitivamente distinguir entre el bien y el mal”, afirma.

Mientras que los niños con autismo presentan rasgos de comportamiento, porque ellos tienen una alteración en el neurodesarrollo. El niño con autismo no tiene rasgos físicos distintivos, sin embargo, tiene un comportamiento distinto. 

Dentro de las principales acciones en el comportamiento de un niño con autismo están: manipula mucho las manos, no mantiene la mirada fija, no atiende por su nombre, mira siempre con mirada perdida y no juega con juguetes. 

 

Otra señales de un niño con autismo 

Expandir imagen
Infografía
  • Caminar en la punta de los pies. 
  • Te muestra mucho sus manos. 
  • No mantiene la mirada fija. 
  • Cuando lo llamas por su nombre no atiende. No sabe jugar con juguetes.
  • Alinea todo lo que ve 
  • Son niños de mandatos.
  • No expresan sentimientos.
  • Se mantiene en su espacio.
  • No les gusta que invadan su espacio.
  • Debes solicitarle permiso para abrazarlos. 
  • Son sumamente inteligentes. 
  • Desarrollan el sentido del oído.

Los niños con autismo pueden lograr una carrera universitaria, pueden ser grandes músicos. Con respecto a su dieta, la profesional afirma que esta debe ser vigilada ya que no pueden consumir gluten. Esto incluye el pastel, los chocolates, etc.

 

Recomendación 

Expandir imagen
Infografía

La educadora explica que es importante que aprendamos las características de estas condiciones porque le puede suceder a cualquiera, además es necesario que  cuando empezamos a ver rasgos diferentes en el comportamiento de un niño actuemos de forma correcta, o si lo percibimos en nuestros hijos nos sirva de alerta para buscar ayuda. 

“Es importante que nosotros busquemos ayuda cuando no podamos manejar una situación. Mi mensaje es que aportemos, nos eduquemos en relación a los tipos de condiciones, las discapacidades físicas y cognitivas”, dijo.

Los psicólogos, neurólogos y psiquiatra son el equipo multidisciplinario que diagnostica a ese niño o esa niña con autismo. Aunque no tiene que ser el equipo completo, dice.

“Mamá y papá deben aceptar que está ocurriendo un problema cuando ven algo irregular y no deben olvidar esas terapias, ese seguimiento a ese comportamiento, porque son las herramientas necesarias para poder criar y educar felizmente a un niño con autismo”, explicó en la charla.

 

Términos incorrectos vs. correctos 

Expandir imagen
Infografía

Según Marilda Jiménez otro de los grandes retos de la sociedad y que  se trabajan en los talleres impartidos por el Coletour es la sensibilización para utilizar los términos correctos y dejar de llamar a personas con alguna condición con términos despectivos como: sordo, loco, mongólico, etc.

“Debemos utilizar los términos apropiados para dirigirnos a las personas con discapacidad o con alguna condición, y tomar en cuenta que primero son personas, personas con discapacidad“, asegura Jiménez en una charla impartida en el primer nivel de Ágora Mall.

  • No es ciego, es una persona con discapacidad visual.
  •  No es sordo, es una persona con discapacidad auditiva.
  • No es mudo, es una persona con discapacidad del habla.
  • No es loco, es una persona con discapacidad intelectual. 
  • No es mongólico, es una persona con síndrome de Down.
  • No es cojo, chueco, manco, mocho, es persona con discapacidad física o motora.
  • No es anormal, es persona con autismo o persona con discapacidad cognitiva.
  • No es minusválidos ni paralítico, es usuario en silla de ruedas.
“Es difícil aprender a cambiar una cultura, pero lo podemos hacer. Podemos empezar a aportar nuestro granito de arena para ayudar a las personas con discapacidad y ser más inclusivos”….

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.diariolibre.com (Jessica Leonor)


 


 

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Francisco Rodríguez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 1&1 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.