La empresa que ficha por su creatividad a personas con síndrome de Down

Le interesa su particular visión del mundo: “Piensan de diferente manera solo por el hecho de haber nacido diferentes”.

Reportaje sobre el estudio de diseño grafico ”La Casa de Carlota”, que tiene la particularidad que tiene contratados algunos diseñadores con Sindrome de Down, hay que aclarar que NO ES UNA FUNDACIÓN, simplemente contratan diseñadores y diseñadoras, a Barcelona, 23 de Noviembre de 2023.

El reportaje que están ustedes a punto de leer queda incluido dentro de la sección (de nombre, Todos Solidarios) que este diario publica cada domingo. Pero la empresa que protagoniza estas líneas busca, como cualquier otra y por encima de todo, su propio beneficio y el de sus clientes. Y es por esta razón que entre sus trabajadores tiene a personas con discapacidad intelectual (ya sea con síndrome de Down o autismo). Que el modelo de La Casa de Carlota –así se llama la compañía, una agencia de diseño- es un ejemplo de inclusión no hay ninguna duda. Pero sus mismos dirigentes esgrimen que cuentan con ese perfil de empleado porque va en beneficio del producto que crean. “No nos interesa su discapacidad, nos fijamos en sus capacidades”, explica su fundador, Josep Maria Batalla, chief creative & purpose de Roman, la agencia de comunicación de la que pende La Casa de Carlota, que este año celebra su décimo aniversario.

Batalla tuvo la brillante idea hace una década de incluir este perfil a su empresa. Explica que los creativos siempre buscan talento para trabajar en sus campañas publicitarias, y cuanto más diverso mejor. Por eso –esgrime-, en las agencias acostumbra a haber hombres y mujeres de distintas edades, también de culturas diferentes… “Pero nunca habíamos pensado en llevar esa diversidad al extremo”, relata. Él, no obstante, lo hizo. Fue pionero en introducir este perfil en la ecuación. ¿Por qué? “Porque estas personas piensan de diferente manera solo por el hecho de haber nacido diferentes”. 

 

Cuentan con una manera de pensar más inocente e ingenua”

Josep Maria Batalla

Fundador de La Casa de Carlota

Empezó incorporando a perfiles con síndrome de Down, “individuos que no tenían estudios, no sabían lo que era la creatividad, tampoco usar un ordenador, pero contaban con una manera de pensar más inocente, básica e ingenua”. Más tarde, incluyó a personas con autismo. Y el experimento funcionó.

El proceso de trabajo es sencillamente maravilloso. Después de haber hablado con el cliente, el equipo de diseño fija el concepto sobre el que girará la campaña. Acto seguido, esa idea se traslada al grupo inclusivo. Ellos serán los que traducirán ese concepto en imágenes (mediante distintas técnicas: ilustraciones, pintura, collages, fotografías) y su trabajo será escaneado para volver de nuevo al equipo de diseño, que ejecutará el formato final del producto.

Imagen del jueves pasado, día de la semana en que los integrantes del grupo inclusivo tienen margen para experimentar a partir de una idea

Imagen del jueves pasado, día de la semana en que los integrantes del grupo inclusivo tienen margen para experimentar a partir de una idea |  Joan Mateu Parra / Shooting

De esta manera han nacido campañas y diseños muy exitosos. Sin ir más lejos, la Caja Roja de Nestlé, ideada cada año por La Casa de Carlota. También han trabajado para Nike, Gallina Blanca, Acciona, el Teatre Lliure y un largo etcétera. Ahora mismo concentran sus esfuerzos, entre otras tareas, en el desarrollo de distintos modelos de felicitaciones navideñas. Están ultimando una para una clínica de reproducción asistida. “Eso generó un debate sobre esta técnica entre los miembros del grupo inclusivo que fue la bomba”, cuenta Laura Murtra, la directora general. 

 

Sabemos que a partir de las dos horas les cuesta seguir concentrados”

Laura Murtra

Directora general de La Casa de Carlota

Dice que uno de los aspectos que los diferencia de la competencia es el trabajo con las manos, artesanal, que realiza este grupo de empleados. Y lo hacen durante seis horas a la semana, repartidas en tres días: lunes, miércoles y jueves (dos horas por día). “Sabemos que a partir de las dos horas les cuesta seguir concentrados”, explica Murtra. Los lunes y miércoles centran su tarea en encargos de clientes, mientras que los jueves tienen algo más de libertad y experimentan a partir de una idea.

Carlota

También hay personas con autismo dentro del grupo inclusivo de trabajadores |  Joan Mateu Parra / Shooting

Las diez personas que forman el grupo inclusivo (la mayoría lleva en la empresa desde que se fundó) tienen un contrato indefinido como diseñadores. Faltaría más, “y es que el trabajo que realizan supone una parte muy importante del producto final que se entrega al cliente”, explica Inge Nouws, ilustradora y artista que los capitanea. 

Afirma que se siente “afortunada” de poder trabajar con ellos (lleva 9 años dirigiéndoles) y que le han enseñado mucho: “Lo que es la paciencia, el amor, la alegría…”. Eso sí, asevera que a la hora de trabajar es estricta. También lo es la empresa cuando tiene que contratarlos (usa un procedimiento convencional aunque es muy cuidadosa en el trato con ellos y sus familias). “Realizamos un proceso de selección, porque si no, no somos creíbles. Si seleccionamos por talento, ellos tienen que tenerlo”, arguye Nouws.

Usan distintas técnicas para llevar a cabo su trabajo

Usan distintas técnicas para realizar su trabajo |  Joan Mateu Parra / Shooting

David (40 años) es uno de los que se tuvo que someter a este riguroso proceso. Lleva en la empresa un año y medio (es de los recientes). Como el resto, trabaja seis horas a la semana, repartidas en tres días. Pero a él le gustaría hacer jornada completa. No duda en expresar ese deseo en presencia de la directora general, con lo que demuestra sus arrestos. Para convencerla, esgrime que él no pierde la concentración y que dos horas se le hacen muy cortas. 

Subraya, además, su capacidad de trabajo: “No me canso nunca. Me dejo la piel por La Casa de Carlota. Soy muy cuidadoso y muy respetuoso”. No se puede decir que se venda mal. También reconoce, no obstante, lo que la empresa le reporta: “Me da mucha vida”.

 

Me han enseñado mucho: lo que es la paciencia, el amor, la alegría…”

Inge Nouws

Ilustradora y artista

La compañía ha recibido en sus casi diez años de vida innumerables premios. Recientemente, ha sido reconocida por los World Down Syndrome Awards 2023 en la categoría de empleo inclusivo, un galardón que recogerán en marzo del año que viene en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York (EE.UU.).

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.lavanguardia.com (Josep Fita)

 


 


 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Francisco Rodríguez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 1&1 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.