El surf como salida profesional para chicos con síndrome de Down

“Es inmensa su capacidad de aprender, sólo precisan tiempo”.

Foto de grupo de monitores y futuros instructores de surfGabriel Santana

Gabriel tiene 33 años y es canario. Por las mañanas, trabaja como frutero en un supermercado. Por las tardes, se prepara como instructor de surf. Es uno de los alumnos del programa puesto en marcha por Trisomía21 y Fundación DISA, cuyo objetivo es traducir el amor por el mar y las olas de los chicos con síndrome de Down de Las Palmas de Gran Canaria en un futuro laboral apasionante. Todos los viernes, en la playa de Las Canteras, estos futuros instructores, como Gabi -así le conocen todos-, dan clase de surf para, en un futuro, ser ellos quienes enseñen a otros alumnos.

“La formación se queda en lo teórico y en lo práctico, pero ellos nos enseñan a los monitores algo mucho más necesario: la importancia del aquí y el ahora”, cuenta el segundo Gabriel del reportaje. Él, Gabriel Santana, ha comenzado este año a trabajar como monitor de la formación, aunque tiene una dilatada experiencia en la docencia inclusiva. “Aparte de ser licenciado en Educación Física, soy especialista acreditado. Vengo ya de haber trabajado en otros muchos proyectos con este tipo de población, que tiene otras necesidades educativas deportivas. Cada día disfruto más con este trabajo. El que termina aprendiendo soy yo”, confiesa el monitor de Gabi.

“En casa siempre hemos disfrutado del surf. Yo con mi pareja lo practico muy a menudo. Gabi, en cambio, nunca había mostrado un especial interés. Ahora, es él quien me corrige cuando estoy sobre la tabla”. Emma es la hermana de Gabi y, de un tiempo hacia una parte, su alumna preferida. “Los fines de semana salimos a surfear mi pareja, mi cuñado, Gabi y yo. Ahí, para refrescar lo aprendido en formación, yo hago el papel de alumna. Él, muy serio, ejerce de monitor“, explica Emma.
Ella ha usado el término ‘serio’. Algo que a Gabi, presente en la entrevista, no le ha gustado nada. “Yo no soy nada serio“, demuestra con una gran sonrisa. “Soy responsable, que es diferente”. Tanto que, cuando termina su jornada laboral, Gabi acude, como refuerzo, a clase de surf. A una ordinaria, sin ningún tipo de adaptación. “Va solo a trabajar, a clase, a la formación de monitor… Cuando logre el diploma, siempre tendrá la opción de dar un cambio en su vida y dedicarse al surf”, afirma Emma.
Una de parte del entrenamiento semanal
Una de parte del entrenamiento semanal
Gabriel Santana

“Es inmensa la capacidad que tienen para adquirir habilidades. Sólo necesitan tiempo. Si a eso le sumas que son personas muy empáticas y cariñosas, sale la oportunidad de tener grandes instructores de surf”, puntualiza Gabriel Santana, monitor de Gabi. “Además, hemos constatado que los cursos de surf a los que se incorporan como instructores van mucho más fluidos y coordinados que en los que no están presentes”.

Uno de los puntos en los que más incide la formación es en el de la estimulación del centro de equilibrio como pilar del desarrollo cognitivo y motor, clave para cabalgar las olas sobre la tabla. “Lo captan todo. Son capaces de entender todos los conceptos y, después, saber comunicárselos a otros alumnos. Muchas veces, les basta con el lenguaje no verbal para saber qué ocurre y cómo transmitirlo”, relata Gabriel.

Para ellos, es una oportunidad completa. Aprenden, se forman y socializan entre iguales

La formación de los viernes se ha convertido en un segundo hogar para alumnos y monitores. “Salen reforzados anímicamente. Para ellos, es una oportunidad completa. Aprenden, se forman y socializan entre iguales. Estas actividades dan sentido a su vida, además de facilitarles un horizonte laboral“, asegura el monitor de Gabi. Un instructor “bueno, responsable y simpático”, según su alumno.

Eligiendo neopreno para el entrenamiento
Eligiendo neopreno para el entrenamiento
Gabriel Santana

“Quiero que conozcan todo lo que les puedo enseñar. Además, pueden entretenerse”, confiesa Gabi de cara a su futuro como monitor. Mientras tanto, no deja de dar lecciones a Gabriel. “Nosotros, como monitores, somos lo que, en teoría, enseñamos. Pero somos los que más aprendemos de todo este programa. Es una lección de vida diaria. El aquí y ahora, el disfrutar del momento, el ver siempre el lado bueno de las cosas. Todo eso se nos olvida cuando estamos metidos en la rutina, pero son los alumnos como Gabi quienes nos lo recuerdan”.

Gabi ya ha completado su preparación. Domina la teoría y lleva varios meses echándose al agua en busca de olas. Tiene claro cuál será la primera lección para sus futuros alumnos. “Lo más difícil es mirar la ola, ver por dónde viene y, después, ponerse de pie en la tabla. Hacer esa coordinación“….

 

Leer la noticia completa

Fuente: www.20minutos.es (Alberto Palacios)

 


 


 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Francisco Rodríguez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 1&1 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.